miércoles, 24 de enero de 2018

Agnes Grey, Anne Brontë | Clásicos

¡Hola errantes!

¿Qué tal estáis? Espero que muy bien y que vengáis con ganas de leer esta reseña, que algunos ya me habéis dicho que tenéis mucho interés en leerla. Y no es para menos porque es un libro que me ha sorprendido un montón para bien, que me ha atrapado por completo que sin duda volveré a leer algún día. 

Os aviso que esta vez he entrado bastante en detalle, así que puede que os encontréis algún que otro spoiler (aunque creo que he conseguido quitarlos). No son gran cosa, pero os aviso por si queréis leer la novela y que os pille todo por sorpresa como me pasó a mí. Ahora, si también sois un poco como yo y a los dos días os olvidáis de que lo habéis leído (sí, me suele pasar, jaja), leed la reseña entera porque da mucho de qué hablar ^^


Sinopsis:

Decidida a lograr su independencia económica y a ayudar en su casa, Agnes Grey, la hija menor de una familia venida a pique, se coloca como institutriz en la casa de la familia Bloomfield. Su juventud e inexperiencia, así como la crueldad de los niños con quienes le toca lidiar y la frialdad de sus padres, son una difícil piedra de toque. Pero su perseverancia la llevará a cambiar de casa en busca de mejores perspectivas. Con sus nuevos empleadores, los Murray, las condiciones tampoco son fáciles, pero Agnes, poco a poco, se abrirá camino... 




272 pp. | Alianza | 1847


Los Grey están pasando por dificultades económicas a raíz de un mal negocio del padre con un amigo. El dinero que les da la rectoría apenas es suficiente para pagar las deudas y seguir manteniendo a la familia a flote. Pero Agnes quiere quedarse mirando cómo su padre carga con la culpa de lo que ha pasado cuando ella puede hacer algo para ayudarles. Por eso, decide buscar trabajo como institutriz. Está dispuesta a demostrarle a su familia lo mucho que vale y, a pesar de las muchas dificultades que encuentra por el camino, nunca tira la toalla.

No sé ni cómo empezar la reseña, qué contaros primero, de lo de cosas que os tengo que decir. Así que, antes que nada, vamos a hablar un poquito de la menor de las hermanas Brontë, ¿Os parece?

Anne nació en 1820, en el seno de una familia bastante modesta. Su padre era clérigo y su madre murió cuando Anne tenía tan solo un año. Eran seis hermanos en total, pero las dos mayores, Mary y Elizabeth, murieron muy jóvenes. Charlotte, Emily, Anne y Patrick se dedicaron a la escritura (poesía, novela de ficción e incluso fantasía), aunque Patrick también desarrolló un interés particular por la pintura. Sus obras están muy marcadas por sus circunstancias familiares y por eso se dice que tienen mucha carga autobiográfica. De hecho, las tres hermanas trabajaron como institutrices y profesoras, tanto en escuelas como casas particulares. La figura de la institutriz en la época Victoriana no estaba muy bien visto en el sentido de que se consideraban un signo de distinción entre las familias más ricas y, a la vez, una amenaza. Las institutrices eran una especie de criada, con la diferencia de que habían recibido educación... Y no siempre las trataban todo lo bien que se merecían. Eso es precisamente lo que refleja Anne en esta novela. Ella también murió muy joven, a los 29 años, un año después de que fallecieran Patrick y Emily. La historia de esta familia es un poco triste, pero lo importante es que a día de hoy, a las Brontë se las consideran genios de la literatura: escribían sobre temas que supuestamente no eran para mujeres. La crítica que hacen en sus novelas es muy fuerte y, sus protagonistas femeninas (al menos, de las dos novelas que yo he leído), muy fuertes e independientes, completamente alejadas de lo que se esperaba de una mujer en aquella época. Por eso, se merecen todo este reconocimiento y más.

Bien, ahora pasemos al libro. Agnes Grey es el relato en primera persona de una institutriz que quiere abrirse paso en la vida. Al principio, la voz narradora parece mucho más joven de lo que realmente es, ya que Agnes tiene 18 años cuando obtiene su primer trabajo como institutriz. Un detalle curioso: me sentía rara leyendo un clásico de la literatura inglesa en español, jajaj. Pero no me voy a quejar porque desde ya os digo que la historia me ha absorbido por completo.

En todas las historias verdaderas hay enseñanzas, aunque puede que en algunas nos cueste encontrar el tesoro, o cuando lo encontramos es en cantidad tan exigua que el fruto tan seco y marchito apenas compensa el esfuerzo de romper la cáscara. si este es el caso de mi historia, no soy competente para juzgarlo.

En la ficha técnica habréis visto que el libro no es muy largo. ¡Lo de cosas que pueden pasar en tan poquitas páginas! La mayor parte del libro narra la experiencia de Agnes como institutriz en dos casas distintas. Desde ya os digo que nunca he leído un retrato de la clase alta que los ponga tan por los suelos. Muchas veces me preguntaba, ¿de dónde ha salido esta gente? Porque no me lo explico. Vale que de otros clásicos nos hacemos a la idea de una clase alta vanidosa, que solo se preocupa por el dinero, casarse bien, etc. Pero aquí parece que todo esto lo llevan a un nivel distinto.

El primer trabajo de Agnes es con los Bloomfield. El matrimonio tiene tres hijos y no son más salvajes, desobedientes, malcriados y crueles porque no pueden. Si pensáis que esta es una historia sobre lo bonito de la enseñanza, os equivocáis por completo. Yo no sé cómo Agnes no se arrancó los pelos en más de una ocasión. Es que es muy frustrante ver cómo ella, con toda su buena intención, intenta ayudar a los niños, enseñarles que lo que hacen no está bien, y a cambio es ninguneada tanto por los padres como por los niños. No tiene autoridad ninguna, no puede hacer nada porque los padres les ríen las p...uñeteras gracias a los niños y luego se quejan de que sus modales no cambian. Tom se lleva la palma en crueldad y egocentrismo, y es que se cree dueño y señor de todo, domina a Agnes por completo y ella, al final, tiene que hacer lo que los niños digan. De verdad, yo sufría leyendo cómo estos niños tratan a Agnes, sintiendo su misma impotencia por querer hacer algo y que no le dejen. No puede hacerse respetar porque, si se pasa de la raya, se queda sin trabajo y encima las culpas van para ella. Es todo muy injusto, así que me alegré de que pudiera salir de esa casa de locos.

Puedo concebir pocas situaciones más vejatorias que aquella en la que, por mucho que busques el éxito, por mucho que te afanes por cumplir con tu deber, tus esfuerzos son frustrados y ninguneados por tus inferiores e injustamente censurados y malinterpretados por tus superiores.

Pero no os lo perdáis, que la segunda casa a la que va tampoco es que le vaya mucho mejor. Ella, en cambio, sí se siente con más confianza por la experiencia que ha ganado y tiene esperanzas de saber llevar algo mejor la situación esta vez. Una pena que los Murray sean tan estúpidos como los Bloomfield. Aquí el problema no es que los padres consientan a los hijos, sino que quieren que aprendan "con el mejor esfuerzo posible". WHAT? Es que me imagino la cara de Agnes pensando "esta tía está loca". Los niños, para verlos: son inconstantes, flojos, irresponsables y, para variar, hacen lo que les da la gana, muchas veces sin ser conscientes de que lo que hacen afecta directamente a Agnes: la pobre se resfría porque a ellos les da por salir al jardín y que ella se siente donde da toda la corriente, le hacen levantarse temprano para dar las clases para que luego se queden en la cama, no respetan sus horas de comida ni sus horas libres, etc. Para variar, se repite el que los padres crean que es culpa de Agnes que sus hijos no avancen. Menos mal que los chicos se van a una escuela, creo recordar, y se queda solo a cargo de las niñas, que tampoco es que sean mucho más buenas. La mayor, Rosalie, solo piensa en lujos, muchachos apuestos y ricos y, para más inri, le gusta jugar con los sentimientos de los demás, es más, es que disfruta con ello. Me asqueaba mucho su comportamiento, y me cabreaba. Y lo peor es que hoy en día también pasan estas cosas: personas que se dedican a hacerle daño a los demás, que no tienen en consideración a nadie y que solo se preocupan por su propia vanidad y orgullo. Menos mal que Agnes saca sus ratitos de felicidad y consuelo al visitar a Nancy. Gracias a ella, conocerá al señor Weston (el ayudante del párroco) que resulta ser un hombre con un corazón de oro. Porque claro, no todo podía salirle mal a esta muchacha.

Es tonto desear la belleza. Las personas sensatas nunca la desean para sí ni le dan importancia en los demás. Si la mente está bien cultivada y el corazón bien dispuesto, a nadie le importa el exterior.

Eso decían los profesores de nuestra infancia, y eso decimos nosotros a los niños de hoy. Todo muy juicioso y correcto, sin duda, pero ¿la experiencia apoya tales afirmaciones?

Me he sentido muy identificada con Agnes en varios aspectos, ya no solo por la empatía que despierta su relato, por su impotencia de no poder hacer nada, ni por el hecho de que me hirviera la sangre con cada trastada de sus alumnos, sino porque en ella he visto también a una chica insegura con su físico, una chica que se arma de paciencia y que aguanta una y otra vez unos malos tratos que no se merece, que lo único que necesita para ser feliz es tener algún amigo cerca y poder ver a su familia de vez en cuando. Me ha llegado al corazón. Es todo tan triste, duro, romántico, con momentos de una felicidad tan simple y pura que es imposible no sentir esta historia como nuestra. Aquí no tenemos elementos típicos del gótico como en Jane Eyre, de su hermana Charlotte, lo que sí tenemos (vale, tiene un puntillo ligeramente desagradable en algunas ocasiones por culpa del maldito Tom de los c....) es un despliegue de sentimientos y pasiones en una mujer que, poco a poco, va abriendo su corazón al lector. Durante todo el libro, repite varias veces que "no quiere incomodar/aburrir al lector con detalles tan tontos como tal o cual". Al principio, se limita a contar y apenas nos muestra sus sentimientos, hasta que se ve desbordada por todo y su narrativa va adquiriendo fuerza, haciéndose más íntima. En este sentido, es como si el lector se convirtiera en su confidente, en su amigo. Al menos, yo lo he sentido así de especial.




No puedo ponerle menos de cinco estrellas al libro. Es una historia completamente conmovedora y despierta una infinidad de sentimientos en el lector. Nos sentimos impotentes, frustrados y enfadados ante su situación, queremos decirle a gritos que se líe a guantazos con los niños de una vez y que vapulee un poco a esas madres con tan poca vista. Y también amamos mucho con ella, a su familia, a sus amigos, su hogar. Muchos dicen que su forma de escribir recuerda un poco a Jane Austen. Bueno, yo os digo que lo que me recuerda a ella no es más que la crítica a los matrimonios sin amor. No, Agnes sabe que así no se consigue la verdadera felicidad: sus padres son un perfecto ejemplo de dos personas que se quieren a pesar de que provengan de mundos distintos, a pesar de la adversidad. Con eso me quedo, con eso y lo muchísimo que me ha hecho sentir.

Dadle una oportunidad, de verdad. ¡Y no os vayáis sin comentar! :)

¡Un abrazo enorme a todos!


19 comentarios:

  1. Hola Mary,

    me d vergüenza admitir que aún no he leído este clásico de la literatura. Por tu reseña se me ha despertado la curiosidad. Se nota que lo has disfrutado pese a las malas situaciones por las que pasa la protagonista. Yo es que empatizo mucho y sé que lo pasaría algo mal si empiezo a leer las injusticias que le hacen a la pobre. No obstante, quiero leerlo. Esos párrafos que pusistes ya dejan claro la sensibilidad y maestría que tiene la autora. gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Anda ya, mujer ^^ Como si no hubiera clásicos para dar y regalar, jeje. De todas formas es cierto que las obras de Anne no son tan conocidas como las de Charlotte o Emily. Y, mirándolo por el lado bueno, ya sabes más o menos de que va por si te animas a leerlo ^^
      Es muy fácil empatizar con Agnes y también lo pasaba un poco mal con todo eso (aunque en verdad es más acertado decir que me cabreaba bastante XD).

      ¡Un beso!

      Eliminar
  2. ¡Hola, Mari!,

    No te equivocas. Yo tenía muchísimas ganas de que trajeras la reseña de esta historia :), porque la verdad es que he oído muy buenas críticas para la misma y Anne es la más desconocida de las hermanas Brontë y su obra está más eclipsada. Así que quería conocer tu opinión de primera mano ;)
    Por lo que veo este libro te ha removido muchas cosas y yo creo que también me sería muy fácil empatizar con Agnes, su esfuerzo, su frustración, sus pensamientos y su idea de la felicidad. Así que... ¡tengo que leerlo! Es un must XD Este año quería leerme Cumbres Borrascosas, sí o sí (ya que en su día me leí como medio libro en inglés y tuve que dejarlo de lo deprimente que me parecía todo), así que aprovecharé para completar el círculo de las hermanas Brontë con esta novela ^^. Ya te contaré cuando lo haga. Tengo muchas ganas.
    Nos leemos. Hasta pronto.
    Besos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Bien, me alegro de que tuvieras tanto interés en la reseña y que la hayas disfrutado :D
      Ayy a mí también me gustaría leer "Cumbres borrascosas". Me falta Emily para decir que he leído algo de cada hermana Brontë y, a partir de ahí, iré leyéndome poco a poco todas sus novelas porque la verdad es que las dos que he leído me han encantado :)

      ¡Un besazo enorme y espero que te animes pronto a leerla!

      Eliminar
  3. ¡Hola Mari!
    Bueno bueno cómo se nota que te ha encantado la lectura. Oye y qué bien leerla en nuestro idioma aunque seguramente algo se perderá en la traducción. Pero bueno... yo solo me atrevería en inglés con algún libro juvenil facilito.
    De toda la reseña me quedo con la sensación de que Agnes Grey es un clásico pero podría ser una novela contemporánea perfectamente. No en cuanto al tema de ser emperatriz pero sí a esos problemas (familiares) con los que tiene que lidiar la prota. Y es que 150 años después los humanos no hemos aprendido ni a educar a nuestros hijos de la manera correcta ni a reconocer los fallos que cometemos. Es un misterio de la vida...
    Te prometo que algún día leeré esta novela, de verdad ^^ Igual sucede dentro de 10 años pero seguro que me acuerdo de tu reseña :)
    ¡Besotessss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Nai!

      Jajaja, cuando me vengo tan arriba con las reseñas ya sabéis que el libro me ha gustado sí o sí xD
      Sí, sí, es lo que tu dices. La situación que vive Agnes la viven los profesores de hoy en día (mi novio y mi prima dan fe de ello). Es muy fuerte que estemos viviendo esta situación, ¿eh? Que los niños estén tan desmadrados que los padres no puedan controlarlos y que, incluso a veces, ni siquiera lo intenten. No lo entiendo, sinceramente.

      ¡Un beso enorme! :D

      Eliminar
  4. Mari, que rayos con tu reseña.
    Es de las mejores que he leído en muchísimo tiempo; adoro la forma de la escritura y la emoción que le impregnas.

    No he leído el libro, pero sin duda por el numero de páginas y todo lo que has descrito buscaré leerla en cuanto sea posible; aparte como tenemos la misma edad (en lo referente a cuando inició como institutriz).
    Estoy emocionada por leerlo, los temas psicosociales que trata la obra me emocionan mucho, y el hecho de que sea aplicable a la realidad contemporánea es muy importante... Como si fuese un espejo de agua del pasado.

    En verdad me volveré suscriptora permanente de tu blog.
    Es asombroso.
    ¡Besos! ❤

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Sandra!

      No sabes cuánto me alegro de que te haya gustado la reseña :D La verdad es que hay pocos libros con los que me venga tan arriba hablando de ellos.
      Espero que te guste mucho el libro :) ¡Y bienvenida al blog!

      ¡Un beso!

      Eliminar
  5. Siempre es una delicia leer tus reseñas, sobre todo de los libros que te gustan. Porque se nota que has escrito con mucho gusto del libro y expresas muy bien tu opinión. Qué pena que te hayas sentido identificada con el personaje, según tengo entendido, de lo que cuentas y otras reseñas que he leído Agnes lo pasa muy mal. Trataré de darle prioridad a este, esta es la segunda reseña positiva que leo de este libro en lo que va de año. Hasta ahora sólo he leído a Emily y sus Cumbres Borrascosas, deshonor sobre mi vaca.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Se nota mucho también en mi fuerza de voluntad para vencer a la pereza de hacer una reseña xD Ay, en serio, muchas veces me dan mucho trabajito porque no sé qué decir.
      Creo que si no me hubiera sentido tan identificada con Agnes, el libro no me habría gustado tanto. Y mira, precisamente "Cumbres borrascosas" no lo he leído yo xD Lo tengo también pendiente, que de Emily todavía no he leído nada, jaja.

      ¡Un beso!

      Eliminar
  6. ¡Hola, Mari! ^^

    Justo ayer terminé "Cumbres borrascosas", así que no sabes la gracia que me ha hecho ver una reseña de una de las Brontë en tu blog ^^ Este libro se lo regalé a mi madre por Sant Jordi o Día del Libro hace ya dos o tres años y... le gustó muchísimo ^^ Debo confesar que, como soy más tozuda que una mula, no me había animado a darle una oportunidad, por más que ella me lo recomendara. Después de tu reseña... me lo apunto como libro para leer sí o sí este año ^^
    Me gusta mucho lo que comentas de que Agnes no es la típica chica que espera que sus padres le saquen las castañas del fuego. La figura de la institutriz recuerdo que la vimos muy vagamente en segundo de bachiller, para la asignatura de inglés práctico, porque la profesora nos puso la película de Jane Eyre jajajaja No sé, la verdad es que tengo ganas de saber más ^^
    Sobre las familias... vaya chusma más asquerosa. En "Cumbres borrascosas" Emily ya deja claro que la clase alta de la sociedad tenía mucho por lo que callar, así que puedo hacerme una idea de por dónde irán los tiros; pero si dices que el pu*o Tom te puso de tan mala leche... a ver si se va de paseo y se parte una pierna ^^ (lo sé, lo sé, vaya crueldad jajajajajajajaja).
    Creo que lo que más me gusta de todo lo que comentas es eso de que la autora se abra a la persona que lee el libro a medida que se avanza en la trama. Me parece un detalle precioso, muy intimista y... me muero por verlo, sí, sí ^^
    Más cositas. La otra familia. Más perlas. Es que es de traca. En la cabeza tienen un mono de estos con platillos. Eso o un mosquito muerto. Hum. Las dos opciones son terribles jajajajajajaja ¿Así que el ayudante del párroco y una tal Nancy le sirven de apoyo? :) ¡Me muero de curiosidad! :D
    Una reseña muy cuidada, Mari :) Me alegro de que hayas podido disfrutar tantísimo el libro ^^
    ¡Un besazo muy pero que muy grande y que pases un maravilloso fin de semana, guapísima! ^^

    PD: Para empezar a ponerme al día con tu blog voy a leer ese book-tag tan chulo ^^ Sí, a mí me pones la palabra "café" y ya estoy leyendo la entrada xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Carme! :D

      ¿En serio? Qué guay, espero que nos traigas la reseña prontito, que quiero saber tu opinión. Hace algunos años vi la adaptación de "Cumbres borrascosas" pero si te soy sincera, no la recuerdo (me pasa lo mismo que con "Persuasión" de Jane Austen") y como me he propuesto leer todos los libros de las hermanas Brontë, lo tengo más que apuntado.
      Qué guay que os pusieran la película en el instituto :O Yo el libro lo di en la carrera, creo que en 4º si no recuerdo mal.
      Tu comentario sobre Tom es muy acertado, ya verás cuando lo leas XD

      ¡Un besazo guapa!

      Eliminar
  7. ¡Hola! ^^
    Pues Anne es la única hermana Brontë que me falta por leer, así que será uno de los próximos clásicos que lea. Aunque seguramente leeré primero "La inquilina de Wildfell Hall", que está antes en mi lista.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, te comento que no me he leído completa la reseña (solo partes), así que espero que no te importe, porque se nota que te la has trabajado mucho. Es que veo que das muchos detalles de la historia, y yo prefiero descubrirla a ciegas, pero está claro que has quedado muy satisfecha con la lectura. De momento mi libro favorito de las hermanas Brontë es "Jane Eyre" :)

      Eliminar
    2. ¡Hola!
      A mi me falta Emily para completar el triunvirato jajaja.
      De ese libro vi una mini serie y no me gustó demasiado, no sé si porque me enteraba de poco (cabezona de mi que me empeñé en verla en inglés sin subtítulos y no pillé los acentos) o si la historia no es para mí. Aunque seguramente caiga en un futuro jajaj.
      Me parece bien y me alegro que me lo comentes ^^ Cuantos menos detalles conozcas más lo vas a disfrutar :)

      ¡Un beso!
      PD: También me encanta "Jane Eyre" *-*

      Eliminar
  8. hermosa entrada y hermoso trabajo! todo un lujo de compartir, gracias por tu amor por los clasicos!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias!
      Me alegro de que te haya gustado ^^

      Eliminar
  9. ¡¡Hola Mari!!
    Te confesaré que he pasado muy de puntillas por la reseña, porque no quería autospoilearme ajjajaja. Aún así, lo que he leído me ha encantado. Me gusta mucho el estilo de las Brontë (aunque Cumbres Borrascosas se me atragantó un poco), pero Jane Eyre me fascina. A pesar de que esta novela no sea muy parecida, sí que tiene cierta semejanza, así que tiene mi aprobación.

    ¡Un besazo enorme!
    Alejandra - Creando Océanos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Me parece bien ^^ Normalmente intento no dar tantos detalles para no hacer spoilers pero este libro se merecía un buen homenaje ^^
      Quiero seguir leyendo libros de las Brontë y precisamente me falta por leer algo de Emily. Aunque, sinceramente, lo más seguro es que el próximo libro que caiga de las hermanas sea "Villete", que tiene muy buena pinta :)
      Y a mí también me encanta "Jane Eyre" :D No sé si te lo había dicho alguna vez, así que por si acaso ahí lo dejo, jeje.

      ¡Un beso enorme!

      Eliminar

¡Hola!

Si has llegado hasta aquí, me encantaría que dejaras un comentario para conocer tu opinión ^^
Así ayudas a que mi blog crezca y a mí me das una alegría :D

¡Un abrazo!