sábado, 23 de mayo de 2020

El duque y yo, Julia Quinn | Reseña

¡Hola!

El club Bambú de la Biblioteca de Cádiz sigue activo con las lecturas conjuntas :D Este mes ha tocado el primer libro de la saga de los Bridgerton, de Julia Quinn y mañana nos toca comentar qué nos ha parecido :) Por cierto, leer he leído la edición antigua, pero os dejo los datos de la nueva que ha sacado Titania en la ficha técnica ^^


Sinopsis:

Todos parecían divertirse en aquel baile que reunía a lo más selecto de la sociedad londinense. Todos, excepto ellos dos. Daphne, una hermosa joven agobiada por su madre, y Simon, el huraño nuevo duque de Hastings, tenían el mismo problema: la continua presión para que encontraran pareja. Al conocerse, se les ocurrió el plan perfecto: fingir un compromiso que los liberara de más agobios. Pero no sería sencillo, ya que el hermano de Daphne, amigo de Simon, no es fácil de engañar, ni tampoco lo son las avezadas damas de la alta sociedad. Aunque lo que complicará de verdad las cosas será la aparición de un elemento que no estaba previsto en este juego a dos bandas: el amor.

Desde que fue presentada en sociedad, Daphne no tiene un momento de respiro. La culpa es de su madre, a la que adora, pero que está obsesionada con encontrarle un marido cuanto antes. Lo peor del caso es que los hombres razonablemente deseables no están interesados, y los que sí lo están son unos incansables pesados de los que tiene que librarse... incluso a golpes. Por eso acepta encantada la idea del duque de Hastings de fingir un noviazgo que ahuyente a los pretendientes. Aunque quizá también tenga algo que ver el hecho de que el joven duque comienza a resultarle cada vez más seductor.

Marcado por una infancia llena de soledad y resentimiento, Simon Basset, el nuevo duque de Hastings, no quiere saber nada de la vida social de Londres ni, desde luego, de los intentos de las elegantes damas de "cazarlo" como marido para sus hijas. Cuando conoce a Daphne, cree haber encontrado el plan perfecto: un compromiso ficticio que mantenga alejadas a las pretendientes que lo agobian. Y cuando la atracción fingida comienza a convertirse en algo demasiado real, Simon deberá enfrentarse a los fantasmas del pasado que le impiden disfrutar la felicidad que el destino pone al alcance de su mano.


Bridgerton #1
320 pp. | Titania | 2020
Traductora: Mireia Terés Loriente


El heredero del duque de Hastings no podía haber pasado una infancia más triste. Su padre lo repudia siendo muy pequeño, así que el pobre Simon crece sin el apoyo y el cariño de su familia. El señor duque es para darle un guantazo y mandarlo al otro barrio. Porque no contento con intentar hasta la saciedad tener un heredero con su mujer incluso después de varios abortos y que los médicos les dijeran que no volvieran a intentarlo, cuando por fin obtiene lo que quiere, ojo, a costa de la vida de su esposa, trata al pobre niño como si fuera una mierda. Dejaré que vosotros descubráis el por qué, pero ya os digo que es una pamplina tan grande que hace que nos reviente la vena de la rabia.

Años más tarde, Simon se convierte en el nuevo duque y está dispuesto a vengarse de su padre de la mejor manera que sabe. Un poco de justicia no le vendría mal, incluso cuando ya no puede hacerle daño. Su plan es simple: hacer todo lo que su padre no quería que hiciese, empezando por no casarse nunca. Sin embargo, la vida tiene otros planes, como siempre. No se puede negar que Daphne Bridgerton tiene todas las papeletas para ganarse el corazón del duque, pero siendo la hermana pequeña de Anthony, el mejor amigo de Simon, está difícil la cosa. Y tan difícil. Simon sabe que no puede seducirla y quedarse tan tranquilo y tampoco quiere hacerle daño. Ella, en cambio, está deseando casarse y está harta de que los hombres solo la vean como una amiga. Por eso, trazan un plan maravilloso que le traerán beneficios a los dos. Queridas, queridos, os presento a la Lara Jean y al Peter Kavinski de 1813.

«Las madres, imbécil. Esos dragones que sacan fuego por la nariz con hijas, Dios nos asista, casaderas. Puedes correr, pero no podrás esconderte. Y, debo avisarte, la mía es la peor de todas.»

Daphne no es la típica señorita recatada y obediente. Para nada. Haberse criado con tres hermanos mayores que ella le han dado una gran ventaja y si tiene que dar puñetazos, los da. Sabe perfectamente lo que quiere, no se achanta por cualquier cosa, y tiene muy buen corazón. Simon, en cambio, es un vividor y un muy mal partido para Daphne. Aunque en verdad no lo parece porque tampoco es que le ponga mucho empeño en seducir a otras chicas que no sean la señorita Bridgerton, y eso que está decidido a no tocarle ni un pelo... Algo que no podemos decir de ella, JAJAJAJA.

Los hermanos Bridgerton son tres muchachos de armas tomar. En este aspecto, la novela no se aleja mucho de otras de este estilo. Los mayores quieren proteger a su hermanita, defender su honor y demás. ¿Alguno se para a preguntarle qué es lo que ella quiere? Bueno, Colin al menos la escucha en un momento determinado. A Anthony directamente le hierve la sangre y se lía a tortas. Y si hay alguien que destaque en la familia, esa es Violet. Es la mejor madre de novela romántica que he leído en la vida. Tiene unos comentarios y unos momentazos increíbles. Toda mi admiración a esa señora, a pesar de que la famosa «charla» que le da a Daphne deja mucho que desear, aunque a este punto ya volveremos.

Antes comentaba que a Simon y Daphne se les ocurre un plan para conseguir lo que ambos quieren: fingen comprometerse. Así, él se libra de las madres que quieren pescarlo para sus hijas y ella se convierte en el foco de atención para los jóvenes casaderos. El plan habría dado sus frutos si no fuera por un pequeñísimo detalle: la atracción que existe entre los dos. Eso y una gran pillada de Anthony y su reacción exagerada. Ahí es cuando cambian las cosas al obligar a Simon y Daphne a dar un paso que no (?) querían.

«"Ahora" no tiene comparación con mañana. Y mañana no podrá competir con el día siguiente.»

La novela, como os decía antes, está ambientada en 1813. ¿Eso qué significa? Normas sociales muy restrictivas, el papel de la mujer reducido a mantener su reputación intacta, casarse y tener hijos, y una educación sexual muy pésima. Y sí, esto último tiene relevancia y no os diré por qué. Que Daphne quiera formar su propia familia no me parece mal, por mucho que sea lo que se espera de ella en la sociedad, y no me molesta porque se nota que el personaje de verdad quiere eso. Ha tenido la suerte de criarse en una familia muy numerosa que la quiere, y eso es lo que ella busca. Simon, como su experiencia ha sido totalmente distinta, quiere justo lo contrario. Y ahí es donde está el conflicto de la novela. Con una pizquita de malentendidos, una ración de secretos y un toquecito de terquedad, tenemos el cóctel mólotov hecho. Y aquí tengo que detenerme porque hubo varios momentos en el que no me gustó para nada el comportamiento de los protagonistas. Para empezar, Simon dice claramente que Daphne le debe obediencia y que cómo es que no se somete a la autoridad de un hombre. Solo lo dice en dos ocasiones, pero a mí me vasta para poner cara de «qué me estás contando, Antonia». Pero Daphne no se queda atrás. Hace una cosa que no os puedo decir porque es spoiler, pero me sentó fatal. En vez de hablar, aclarar las cosas y decidir los dos qué hacer, decide tomar las riendas. Y lo hace a sabiendas, por mucho que luego dijera que no lo había hecho aposta. Sí lo hace. Y no es la solución. No se puede decir que los dos tengan en todo momento un comportamiento sano y eso casi hace que le baje más la puntuación al libro. Si no lo he suspendido, ha sido porque al final parece que recobran el sentido y arreglan las cosas como Dios manda y como debe ser.

A parte de esto, el libro es muy ligero de leer y engancha. No me ha parecido original en especial, a parte de la personalidad de madre tan arrolladora y fantástica de Violet, y cumple con los clichés del género. Tampoco es que esto último tenga que ser un problema si están bien llevados y, en este caso, sí lo están. Que os gusten más o menos o busquéis cosas distinta, ya depende de vosotras. Además, el libro cuenta con un detalle que me ha gustado mucho y me ha intrigado desde el principio: los capítulos están encabezados por cotilleos. Sí, como leéis. Lady Whistledown es toda una incógnita y parece que no se le escapa ni una. Además, es que no da ni una pista de quién puede ser y eso le añade un toque diferente a la novela :)



Al final, resulta que El duque y yo es una novela bonita con un mensaje claro de aceptación. Tiene clichés, sí, y también comportamientos machistas y tóxicos por parte de los dos para una relación. Raro es que no estén en una novela romántica ambientada en el siglo XIX. También es cierto que estos comentarios y comportamientos no se mantienen a lo largo de la novela, son casos aislados y poco más. Tampoco se puede negar que Simon y Daphne nos roban un poquito el corazón y que tiene momentos divertidos (y otros exagerados y poco realistas). Si quitásemos esos detalles que precisamente me fallan, no tendríamos conflicto y la novela sería un aburrimiento, todo hay que decirlo. Por suerte, al final el amor supera al odio y, cuando dos personas se complementan tan bien, no hay nada que hacer para evitarlo ;)

¿Habéis leído la saga?
¿Conocéis romances históricos sin tintes machistas?
Soy toda oídos, jeje.

¡Un abrazo enorme!




sábado, 16 de mayo de 2020

Martina en tierra firme, Elísabet Benavent | Reseña

¡Hola!

¿Qué tal estáis? Ya se empieza a ver la luz al final del túnel, así que espero que no vayamos para atrás como los cangrejos :| Así que nada, a ser responsables ^^ 

Hoy vengo a hablaros de un libro que me ha dejado hecha polvo. Es precioso, eso no hay quien lo discuta, pero no todas sus partes son bonitas y eso se nota. No os adelanto nada más, solo que, si queréis leerlo, tengáis en cuenta el momento en el que estáis emocionalmente porque os puede resultar algo duro.

Sinopsis:

Martina es un mar de dudas. Ha roto radicalmente su comunicación con Pablo, ha dejado el Mar, pensaba que lo que tenía con el chef era especial y es duro reconocer que tal vez no es como te habías imaginado. Se ha dado cuenta de que se ha dejado llevar por alguien que es emocionalmente frenético y se siente avergonzada por haber perdido el norte por alguien que ni siquiera ha solucionado del todo su pasado. Sin embargo Martina ha huido y decide olvidarlo todo, pero no será tan fácil borrar de su vida ni a Pablo ni el Mar... algo se está gestando en su interior y no tiene el valor de afrontarlo. Tiene que tomar una decisión y está en juego su futuro.

Por otro lado Amaia y Javi siguen en su eterno tira y afloja, él está enamorado de ella y ella no se atreve a tener con «su mejor amigo» una relación aunque se muere cada vez que él la acaricia, ¿conseguirán dejarse llevar?

Sandra no quiere más decepciones y cree que ha llegado el momento de recuperar lo perdido: a su novio de toda la vida, Íñigo, pero ¿conseguirá ser honesta a lo que le dicta el corazón?

Horizonte Martina #2
704 pp. | Suma de Letras | 2016



- Horizonte Martina -


- Canciones y recuerdos -


- Autoconclusivos -




Martina tiene un problema muy gordo. Uno con el que no contaba ni de lejos y al que no está preparada para hacerle frente. Además, está el tema de Pablo. Aunque él hace todo lo posible por hablar con ella y averiguar qué le pasa, Martina no reacciona. No es fácil asimilar algo así y hablar de ello, y mucho menos con lo que le cuesta a Martina expresar sus sentimientos y, en el fondo, pedir ayuda. Es en esos momentos en que la vida da un vuelco y no hay respuestas correctas ni incorrectas, donde todo sale a flote.

Amaia, al menos, parece que por fin ha medio aceptado lo suyo con Javi. Y digo «medio» porque sus inseguridades siguen siendo un obstáculo de los gordos. Tanto, que comete la locura del siglo. Tanto, que le puede más el verse bonita que el ser feliz. Dejar atrás todos esos prejuicios no es tarea fácil, lo sé. El coraje que me daba es que tenía al lado a un cielo de persona y ella no quiso escucharle. Y todo por no quererse a una misma. 

En cambio, lo de Sandra no tiene nombre. Esta no cambia ni a base de palos. Otra que no se quiere, que le puede el querer las cosas para ya y no detenerse a pensar lo que de verdad le conviene, si de verdad es feliz, o qué le gustaría cambiar en la vida. Sandra ve que la vida de sus dos mejores amigas está avanzando y que ella está estancada. Eso no le gusta, lo respeto. Respeto que quiera un cambio, pero cada cosa lleva su tiempo y si has tocado fondo, levántate de ahí y redescúbrete a ti misma, no te lances como los toros de miura contra un muro de hormigón. Es egocéntrica, borde y vaga como ella sola.

«El miedo a equivocarse es el precio a pagar por sentirse libre.»

Parece que Martina y Pablo se han intercambiado los papeles: él, con su personalidad tan explosiva, parece tenerlo todo bajo control; ella, tan cuadriculada, se le escapa todo de las manos y es como una bomba de relojería a punto de estallar. Martina se muestra irascible, mordaz y dañina. Es la viva imagen de la inseguridad y el miedo en su estado más puro. Pablo, el mismo chico explosivo y apasionado que daba rienda suelta a todos sus sentimientos, buenos o malos, se convierte en la voz de la razón y la personificación de la ternura. Y me parece algo muy bonito que se complementen de esta forma. Porque sí, Martina y Pablo son muy distintos, pero sus personalidades son tan opuestas que son el complemento perfecto para el otro.

A Amaia la entiendo en parte, pero lo lleva todo hasta el extremo y su cabezonerío me ha hecho sufrir mucho. Igual que el hecho de que Martina se cierre en banda. Porque sí, todos los personajes tocan fondo en esta novela. Son un claro ejemplo de que nadie es perfecto (menos Javi, el chico lo tiene todo) y que todos tenemos nuestras mierdas que debemos superar. ¿Lo bueno? Que una vez tocamos fondo, lo único que nos queda es volver a levantarnos más fuertes que nunca. Porque de eso se trata, ¿no? De hacerle frentes a las cosas por muy mal que nos sintamos. De saber buscar ayuda cuando ni nosotros ni los que nos quieren y nos rodean son capaces de ayudarnos. De saber quererse y ser valiente, por mucho miedo que tengamos.

«Son las cosas que nos ponen a prueba las que realmente valen la pena. El inmovilismo y conformarse solo sirve para hacernos débiles.»

No os voy a engañar, hacia la segunda mitad el libro adquiere un cariz muy negativo y tóxico. Resulta más duro todavía porque, al estar escrito en primera persona, sientes todo por lo que está pasando Martina y, creedme, es un pozo de amargura. Esa parte en cuestión, que creo que no son más de cien páginas o cosa así, ha sido como mirarse al espejo en tus peores momentos. A mí me ha pasado y sentí que me estaba afectando mucho. Me ha dado pavor ver así a Martina porque me ha recordado a aquellas ocasiones en las que yo pensaba y actuaba de forma parecida y eso ha hecho que me salten todas las alarmas. Por suerte, mientras lo estaba leyendo, pude poner algo de distancia porque sé que he cambiado mucho desde entonces y eso me relajaba un poco. Aun así, ha sido muy intenso.

Por lo demás, qué deciros de la prosa de Elísabet que no sepáis. Es directa, cercana, divertida y repleta de sentimientos, con sus luces y sombras. Lo que sí he notado en este libro es que, a veces, me daba la impresión de que le daba muchas vueltas a lo mismo, como si le hiciese falta un depurado al texto. En los agradecimientos, Elísabet comenta que se le borró el manuscrito y que tuvo que empezar a volver a hacerlo, así que quizás eso tenga algo que ver y por eso tampoco lo voy a contar como fallo garrafal porque no. El final, qué deciros del final. Pablo se merece todo nuestro respeto y cariño. No os imagináis el alivio que me entró cuando empezaron a disiparse los rencores, la inseguridad y la negatividad. De hecho, me ha gustado mucho porque no se queda en la resolución del conflicto, sino que sigue avanzando en la vida de los personajes varios años después y eso se agradece. Porque, al fin y al cabo, forman una pequeña familia de la que cuesta despedirse. Ah, ¡y atentos a la aparición sorpresa del final! A mí me hizo ilusión, aunque esos libros en cuestión no los haya leído, jeje.


Martina en tierra firme es un libro de superación en toda regla y en muchos sentidos. Después de tanto sufrimiento, llega un final más que merecido (también en todos los sentidos). El cierre de la bilogía no podría haber sido mejor con ese pedazo de epílogo que supera en páginas a cualquiera de los capítulos. No, no me pienso quejar porque me encantó, jeje. Eso sí, aunque dije antes, lo repito ahora: si estáis pasando por un mal momento, no lo leáis porque os puede llegar a afectar. Ya habrá tiempo de leerlo cuando estéis bien :)

¿Habéis leído la bilogía?
¿Cuál es vuestro personaje favorito de la familia Coqueta?

¡Un abrazo enorme!



miércoles, 13 de mayo de 2020

Series | Enero - Marzo

¡Hola!

Llego meses tarde, pero sé que me perdonáis, jeje. Os debía esta entrada desde hace tiempo y en realidad iba a subir otra de películas. Pero qué queréis que os diga, tenía demasiadas ganas de hablaros de estas series, así que aquí están ^^

Fleabag | Temporada 1 y 2

También conocida como la serie que vi ENTERA el uno de enero ^^ El atracón de capítulos que nos dimos mi hermano, mi prima y yo para nosotros queda. También os digo que la serie se ve en nada porque los capítulos son cortitos y solo tiene dos temporadas. Y no tiene ningún desperdicio ;)

Esta comedia es la leche, con un humor muy británico y una protagonista de lo más peculiar. Fleabag es un desastre. Guarda mucha rabia dentro, hay cosas que no entiende y… se tira todo lo que se menea. Así de simple. Pero oye, tiene sus límites. La relación con su madrastra no es nada buena. Y con su hermana mayor, ahí va. Su padre, el pobre es un santo por aguantar semejante bruja como mujer. Bueno, pues esta chica, aparte de atravesar una crisis curiosa, es una descarada. Quiere ser una adulta independiente y responsable. ¿Le sale? Pues va a ser que no. Tiene unas salidas de tiesto que no os podéis imaginar y lo que me encanta es que rompe la cuarta pared cada dos por tres, lo que le da un toque mucho más cercano a la serie y le da un puntito más de humor.

A medida que avanzan los capítulos, nos damos cuenta que todo ese humor encierra una realidad más bien oscura. Fleabag está jodida, y por una buena razón. Sí, la comedia se vuelve drama en un abrir y cerrar de ojos.



The Witcher | Temporada 1

Por aquí otra que no pudo resistirse a la magia de Geralt de Rivia. Lo admito, soy débil, pero es que me moría de curiosidad y mi hermana y yo aprovechamos las Navidades para verla (sí, aquí casi todas las series se ven en familia XD).

Ambientada en un mundo fantástico medieval, la serie sigue tres tramas: la de Geralt, la de Jennefer y la de Ciri. Cada una de ellas se va entrelazando con las otras de forma un tanto confusa al principio, hasta que más o menos empezamos a ver por dónde van los tiros, cosa que no ocurre hasta pasada la mitad de la temporada más o menos. Y lo que más llama la atención es que Geralt, que se supone que va matando monstruos, es un cachito de pan y que, la mayoría de las veces, los verdaderos monstruos no son las criaturas que acechan los bosques y las montañas. A parte de estos, la lucha por el poder y la magia, el destino es un elemento muy presente y de gran importancia.

A falta de haber leído los libros y jugado a los videojuegos, solo puedo deciros que para mí la ambientación está muy conseguida, y que las escenas de lucha son impresionantes. Los actores lo hacen genial y sí, yo tampoco me podía sacar Toss a coin to your Witcher de la cabeza :)




Sex Education | Temporadas 1 y 2

No sé en qué mundo vivo que no os he hablado largo y tendido de esta serie. Fijaos si tengo la cabeza en marte que fue una de las mejores series que vi el año pasado y creo que ni la mencioné. Soy un desastre, eso ya lo sabemos, pero hablemos de Otis :)

Otis es un adolescente como otro cualquiera… O casi. Su madre es sexóloga y eso, quiera que no, lo avergüenza. Y más cuando no para de analizar su comportamiento relacionándolo con el sexo. A Otis no le gusta hablar del tema con ella, es evidente, aunque el problema realmente es que se compara con los demás y eso hace que se sienta acomplejado. Eso sí, cuando se trata de dar consejos a sus compañeros, no tiene tantos reparos y descubre que se le da bastante bien. ¿Y todo esto cómo surge? En una palabra: Maeve. Si queréis saber el resto, ved la serie ;)

La serie trata muchísimos temas importantes y no solo relacionados con el sexo y las relaciones sanas y tóxicas: la relación con uno mismo, la presión de los padres, las distintas orientaciones sexuales, el bullying, el feminismo, el sexo como tabú… De hecho, uno de los mejores capítulos de la serie es el que dedicaron a la sororidad (segunda temporada). Los vellos como escarpias.

Los personajes son un amor. Bueno, casi todos. Eric, el mejor amigo de Otis, es genial y Maeve es una SEÑORA REINA en toda regla. Y Jean, la madre de Otis, otra reina, jeje. Hay capítulos con los que te partes de risa, otros algo más tristes, y muchas situaciones que te llenan de rabia. Eso sí, todo con un respeto increíble. 



Sakura Cardcaptor y Clear Cards | Temporada 1

Qué os voy a decir a estas alturas de Sakura. Me encantaba de pequeña y, como la pusieron en Netflix y salió una nueva temporada, no pude resistirme a echarle un ojo. Y no me arrepiento de nada.

Me ha encantado volver a vivir las aventuras de la cazadora de cartas, y lo bien que me lo he pasado yo con el salseo no tiene precio. De hecho, yo de pequeña no era para nada consciente de estas cosas, es que ni me parecía raro que estaba más claro que el agua que a Li le gustaba Yukito porque a quién no, jeje. Vale que no trata temas LGTB de forma abierta, pero de sutiles tienen poco. Y yo solo puedo aplaudirles :)

En cuanto a los capítulos nuevos que salieron, no estaban mal, pero me ha faltado mucho más salseo y esperaba algo un poco más diferente. Se disfrutan igual, también os lo digo ^^



Las escalofriantes aventuras de Sabrina | Temporada 3

De esta serie sí que os hablé de las dos primeras temporadas (podéis echarle un vistazo aquí), así que no me extenderé tanto.

Puede que Sabrina haya conseguido lo que quería, pero eso no la deja fuera de peligro. Quiere recuperar a toda costa aquello que perdió y no se va a detener ante nada hasta conseguirlo. Incluso si eso significa aceptar el lugar de su padre. No quería, de verdad que no (¿o sí?), pero era necesario. Ahora, no solo tendrá que luchar por el trono contra Caliban (el tío no es más pesado y narcisista porque no puede. ¿Que llega llenito mierda? Vale, pero el pelo Pantene ni se lo despeina). Y esa no es la única amenaza. De eso, la temporada está cargadita ;)

En general, está bien. No engancha tanto como las anteriores y tampoco resulta ya tan sorprendente ni novedosa. Tiene sus más y sus menos, pero al final entretiene y con eso me vale ^^


The Mandalorian | Temporada 1

Bueno, bueno, no me esperaba yo que me gustase tanto esta serie. Transcurre unos años después de El retorno del Jedi, para que nos situemos. Trata sobre un pistolero, un mandaloriano, al que le encargan una misión que nadie más ha podido completar. Tiene que encontrar algo, una criaturita que pretenden aniquilar. Y Mando, simplemente, no puede dejarlo atrás. Aquí es cuando empiezan los problemas.

En cada capítulo, Mando se enfrenta a una nueva amenaza y, por fortuna, hace amigos además de enemigos en su camino por poner a salvo al bebé. Por mucho que el mandaloriano deba regirse por las normas de su raza, no duda en hacer lo correcto. 

Para los fans de Star Wars es un must. Para los que os guste sin más, también es interesante. No deja de ser una aventura en el espacio y otros mundos. Además, solo por baby Yoda merece la pena verla *-*



Y esto es todo por hoy ^^

¿Coincidimos en alguna serie?
¿Alguna que os haya tenido enganchados?

¡Un abrazo!